Nos tiene que dar vergüenza

Columna - De Taquito con Marino
Por: Marino Millán - @marinomillan

Eso, vergüenza, con letras de molde, VERGÜENZA.

No hay derecho a que la mediocridad nos esté consumiendo, con nuestros otrora gloriosos equipos Deportivo Cali y América.

 

Si, los que hacían el uno y dos del campeonato del fútbol colombiano, los que jugaban inclusive la final, los que iban a la Copa Libertadores de América, los que llegaron a seis finales de copa, los protagonistas.

america cali columna

Foto: americadecali.co

Aquellos que hicieron que el meridiano del balompié nacional pasara por el Pascual Guerrero. Los temidos y respetados en la faz nacional e internacional.

América debatiéndose en un mar de incertidumbres después de cinco años en la categoría B, y Deportivo Cali apenas metiéndose entre los ocho, para quedar eliminado a manos de un Atlético Nacional, distante del reciente ganador de todo con la conducción de Reinaldo Rueda.

El subestimado Atlético Huila, nos acaba de dar una lección que, ojalá sonroje los rostros de directivos, técnicos y jugadores de nuestros planteles. Dos partidos, en Bogotá y Medellín 0x0. En otras palabras, Nacional no pudo con ellos y solo en la definición desde el punto penalti y como se dice popularmente “pariendo micos”, los pudo dejar en el camino. Felicitaciones para los guapos, corajudos “opitas”. Su afición debe estar más que satisfecha; hicieron lo que fue imposible para el Cali que se fue con ventaja de 1x0 al Atanasio Girardot, donde poseídos por el pánico cayeron 2x0, viniéndose con el rabo entre las piernas y como ya es costumbre inculpando al árbitro de su pusilánime jugar.

Deportes Tolima igualmente le ha cumplido a su gente. Gabriel Camargo, su propietario y presidente que, no debe saber tanto de fútbol como el de Barcelona, Josep Maria Bartomeu, Florentino Pérez del Madrid, o Uli Hoeneß del Bayern München, con una acertada política administrativa, buena asesoría a la hora de contratar refuerzos y con Alberto Gamero como técnico, quien por su “pinta” sería rechazado por América o Deportivo Cali, eliminó a Medellín en su casa y jugará la final frente al encopetado Atlético Nacional, y ojo con una sorpresa.

La elemental pregunta: ¿Qué tienen Huila y Tolima que no tengan América o Cali?

Respuesta inmediata: dirigentes, jugadores con compromiso, vergüenza deportiva y honor. Lo que tristemente hemos perdido.

Sigan hinchas del Cali refregándole a los americanos que son de la B, y continúen americanos ocupados del Deportivo “Casi”, mientras cada semestre, somos el hazmerreír de los demás equipos de Colombia, incluidos los llamados “chicos”, más protagonistas que los nuestros.

VERGÜENZA, VERGÜENZA y más VERGÜENZA.