No todo ha sido tragedia.

Columna - De Taquito con Marino

Por: Marino Millán - @marinomillan

No hay duda que la hinchada americana ha vivido todo un calvario durante estos 5 años de permanencia de su equipo en la categoría B del fútbol colombiano.

Alguna vez lo comparé con esas familias millonarias que de repente entran en bancarrota y de la opulencia pasan de un día para otro a la pobreza.

Las burlas, memes, directas e indirectas, enceguecieron a muchos hinchas que desfogaron su frustración con jugadores, técnicos, directivos y periodistas; situación entendible ante semejante flagelo, porque un equipo de los llamados grandes no debería permanecer más de un año en segunda división como se ha visto en otras ligas del mundo.

Ese fue el precio a una falsa economía propiciada por los mecenas del momento que hicieron equipo y no institución, de ahí que cuando se fue la plata se desestabilizó el edificio por falta de cimientos.

Desde mi perspectiva muy diferente a la de cualquier hincha, considero que nada mejor le pudo pasar a América y repasemos: Se salió de la lista Clinton, se saneó económicamente el equipo haciéndolo viable, se expulsó a todos los oportunistas que llegaron a raspar la “olla”, se consolidó una Sociedad Anónima, se limpió la imagen lo que atrajo a una buena cantidad de patrocinadores y lo mejor, increíblemente su hinchada se multiplico de tal manera que hoy si pueden decir que son “La Pasión de un Pueblo” como un día la denominó el gran Bonar.

Hoy el hincha es participe de todas las actividades de su equipo, no como en los años de gloria cuando asistían a una fiesta ajena, donde les tocaba ver el baile desde la ventana.

A partir del ascenso América comenzará a construir su nueva historia, su propia vida y su propio destino. No todo ha sido tragedia.

POR LO MENOS ASÍ LO VEO YO. 

Encuentre todos los lunes la columna De Taquito con Marino en la revista Fanáticos Q' del periódico Q'hubo Cali