La mano de Pékerman

Columna - De Taquito con Marino

Por: Marino Millán - @marinomillan

La victoria del seleccionado colombiano de fútbol en Asunción no solo aporta tres puntos de mucha importancia de cara a la clasificación a Rusia 2018; rescata en gran parte la fe de quienes hemos estado un tanto escépticos luego del Mundial de Brasil, sin desconocer que aún así no alcanzamos la solidez de la anterior eliminatoria.

No obstante era un juego de mucha dificultad teniendo en la cuenta que solo un punto nos separaba de los paraguayos. Ir a Defensores del Chaco sin James y Torres generaba inquietudes, pues el 10 para nosotros es como Messi para los argentinos, Neymar para los brasileros o Suárez para los uruguayos.

Siempre se dijo que cuando no se cuenta con dos jugadores similares en características o rendimiento, es cuando debe aparecer la capacidad del técnico para suplir tácticamente esa ausencia y de verdad que Pékerman mostró credenciales en tal sentido.

La desconfianza reinante en cuanto a la convocatoria de Abel Aguilar nos deja en claro que los técnicos tienen mucho que ver en el fútbol. Que diferente al Abel del Cali, simplemente porque se le pone a jugar en el sitio y de la manera como mejor se le puede aprovechar su indiscutible condición técnica.

Se nos viene Uruguay este martes en Barranquilla donde creo que el Profe no hará muchas modificaciones por no ser su estilo, lo que de plano comparto.

Si me correspondiera alinear el equipo, incluiría a Macnelly por Barrios considerando que cada partido tiene su propia historia y confiando que en su querencia natural debe sacar a relucir toda esa capacidad que tanto se le admira con Nacional.

Si me preguntan por el “gordo” Cardona, lo dejaría en el banco tal como en el juego anterior donde entro para resolver y de qué manera.

POR LO MENOS ASÍ LO VEO YO

Encuentre todos los lunes la columna De Taquito con Marino en la revista Fanáticos Q' del periódico Q'hubo Cali