Las pecas del Cali

Columna De Taquito Con Marino
Por: Marino Millán - @marinomillan

No soplan buenos vientos por los lados del Deportivo Cali, la pobre participación en la Copa Libertadores es el colofón de un “colchón” que se logró con el título del primer semestre del 2015; lamentablemente en el fútbol el éxito de hoy se convierte en historia mañana y de ahí en más debe ratificarse la grandeza día a día.

Las cifras se convierten en la espada de Damocles para el técnico Castro que de nuevo da la razón a quienes consideran que su método de trabajo funciona una temporada sobreviniendo el desgaste de su discurso ante el plantel, hinchas, directivos y periodistas.

Dos goleadas de visita, dos empates de local y un rendimiento del 16,6 por ciento invitan a que el Comité Ejecutivo replantee su continuidad, anexando sus comportamientos disciplinarios que desembocan en una cadena de sanciones y malestares de algunos jugadores que se tragan muchas cosas por respeto a los códigos de la institución.

Después de casi un año del título logrado en franca lid, el equipo no evolucionó y hoy se sigue hablando de la juventud de unos jugadores que tendrían que haber crecido en fútbol y jerarquía y no ser tomados como justificación de los fracasos frente a los objetivos trazados.

La táctica y estrategia que son del resorte exclusivo del técnico han quedado al desnudo, dependiéndose de la capacidad individual del jugador que cuando es contrarrestada por los rivales no ofrece soluciones desde el banco.

El sistema defensivo es un desastre juegue quien juegue, denotándose que se trabaja con intensidad horaria pero sin sabiduría, la selección de los refuerzos nacionales y extranjeros ha rayado en el desacierto absoluto y de cara a la Liga tampoco el panorama brinda confianza o claridad, observándose que Nacional y Junior están lejos de este Deportivo Cali.

POR LO MENOS ASÍ LO VEO YO.

Encuentre todos los lunes la columna De Taquito Con Marino en la revista deportiva Fanáticos Q' del periódico Q'hubo Cali