Para América no hubo resurrección

Columna De Taquito Con Marino
Por: Marino Millán - @marinomillan

El fin de semana resultó de crucifixión para todo el componente América, la derrota ante Bogotá FC más la presentación de un fútbol abstruso como lo he denominado, colman la paciencia de una hinchada que acompaña y se desencanta viendo más lejana que nunca la posibilidad de un regreso a la división de honor del fútbol colombiano.

Los directivos de cualquier equipo deben ser necesariamente hinchas de esa divisa y supongo que ellos deberían sentir mucho más el dolor de tanta desesperanza circundante como quiera que en el caso de América son los inversionistas.

Invertir mil o más millones de pesos en algo tan incierto no debe ser fácil, a no ser que al final del ejercicio con rubrica de fracaso la inversión se duplique o triplique lo que desconozco, pero que justificaría poner en juego capitales de ese orden.

Los cinco años de América en la B hasta hoy con cara de seis, han servido para que los cuerpos técnicos que fracasaron se llevaran en su estada salarios hasta de cien millones de pesos mensuales y algo más, para que discretos jugadores fueran contratados por equipos de la A ascendiendo ellos, no el equipo y para que los directivos incrementen su número de acciones perpetuándose en el poder ante una hinchada que no tiene los recursos para comprar los paquetes de acciones puestos en venta ante la cacareada “democratización”.

La desesperada hinchada le pide a la prensa que destape la olla, que diga la verdad de lo que está sucediendo, cuando en América no hay nada oculto todo está a ojos vistas, quien no lo vea es simplemente porque no lo desea ver o no lo quiere leer porque ya lo escribí, luego no hay más que decir para no caer en repeticiones o redundancia. Fim de papo.

POR LO MENOS ASÍ LO VEO YO.

Encuentre todos los lunes la columna De Taquito Con Marino en la revista deportiva Fanáticos Q' del periódico Q'hubo Cali